Por Mia S. Chardón

¡A cuidar nuestras costas!

Día épico… Se escucha el oleaje fuerte que rompe en la piedra que adorna la playa de la Poza del Obispo, en Arecibo. Ya son las 6 a.m. y se asoman los surfers locales a disfrutar de la costa, mientras que en los terrenos aledaños se escuchan las podadoras que mantienen las áreas cuidadas.

La entrada ha cambiado desde la década de los setenta. La gran duna de 50 pies que separaba la playa de los mangles ha sido destruida y ahora el nivel del mar llega, en su máxima expresión, a la carretera que da paso a los vecinos y turistas que visitan la zona. Desde el campamento Amigos y Vecinos a favor de la Poza del Obispo se observa el Faro de Arecibo. Ya son las 10 a.m. y el público no cesa en llegar.

Un negocio sumido en la arena va desvaneciéndose con el pasar del tiempo. La lucha por la protección de los recursos naturales aún está en pie, pues los activistas del campamento se encuentran sentados vigilando el pasar de los vehículos, cuyas tablillas demuestran que pertenecen al Gobierno de Puerto Rico. Ninguno de los bandos interactúa, mas ambos se reconocen y se miran con indiferencia. Sin embargo, las comunidades no apoyan la privatización de la costa, ni la nueva administración que la arrenda, por lo que los gazebos están adornados de graffitis que leen “La Poza No se Vende, La Poza se Defiende”.

poza del obispoEsta costa, al igual que todas las de la Isla, es protegida por la Ley de Aguas de 1866. Dicha norma nunca ha sido enmendada y su ambigüedad cuestiona la realidad de lo que es la zona marítimo-terrestre y los terrenos que son desarrollables dentro de ésta.

Según el director regional de Arecibo del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Moisés Soto, “la zona marítimo-terrestre es aquélla en que la ola no afecta una vez rompa en su máxima expresión, lo que cambia dependiendo de la playa”. Por ende, “todas las construcciones que se encuentran en la carretera 684 (camino de Barceloneta hacia Arecibo) caen dentro de la misma”.

Sin embargo, Soto añadió que por ley los inmuebles que allí se encuentran deben pagar una concesión al DRNA, cuyo pago es omitido por los residentes y comerciantes del área. 

No debe ser una sorpresa que las leyes sean violentadas y que la conciencia hacia los recursos naturales no exista. Ello no significa que no queden personas dispuestas a luchar por el cuidado de los recursos naturales que pasarán a las próximas generaciones.

Éste es el caso de Leylanie Ruiz Olmo, ex técnica de consulta y endosos, dentro del Área de Plan Integral del DRNA. Al pensar en destrucciones ilegales de recursos naturales ella menciona que ese es el patrimonio por el que da la batalla para su hijo. Relató que “la Ley Orgánica (del DRNA) protege el manejo de las aguas” y que en su cargo investigaba todo tipo de plan de desarrollo en las playas.

Sobre el caso de la Poza del Obispo mencionó que existe un contrato activo, pero que la comunidad le alertó sobre unos pilotes de cemento que se estaban construyendo a la  entrada de la playa y que impedían el paso del público, “por lo que decidí ir, en mi función profesional, a realizar una inspección.”

El contrato AP08-09-(4)-182 concede al presidente del Lighthouse Adventures of P.R, Inc., John Chapel, el arrendamiento de 13 cuerdas de terreno, de las cuales “la Poza del Obispo no es parte”, aseguró la también activista ambiental. En su Informe de Evaluación Técnica del DRNA, con fecha del martes 2 de junio de 2009, expone  14 violaciones de ley. 

“Cuando fui por primera vez encontré 10 violaciones, pero cuando me senté a evaluar todos los hallazgos me percato que son más”, declaró. Entre éstas destaca la falta de permiso de construcción de la Administración de Reglamentos y Permisos (ARPE); falta de consulta al DRNA; violación a la Ley 17 por impedir el uso y paso público; violación a la Ley 132 por “extracción de dunas de arena fijas y de ecología estable que caen dentro de la zona de protección y veda de las tortugas marinas”; violación al Reglamento 4860 sobre el deslinde de la zona; continuación de obras en la zona y no acatamiento de órdenes de paralización; y utilización de la arena de las dunas para mezclar cemento.

El contrato, con fecha de 30 de abril de 2009, contrasta con la fecha en que se emitió el informe y con la fecha en que Chapel solicitó los servicios de ARPE. El permiso necesario  para la realización de la construcción se radicó el 15 de junio de 2009, casi dos meses después de la firma del contrato y 13 días luego de la inspección de Ruiz Olmo.

Soto aseguró que “se paralizó (el desarrollo) cuando se estableció el campamento Amigos y Vecinos a favor de la Poza del Obispo”. Dicho planteamiento crea dudas sobre la verdadera intención del DRNA con los terrenos, pues el campamento se fundó  el 27 de mayo de 2009.

Según Ismenia González, quien se identificó como ambientalista y desobediente civil,  “el arrendamiento era provisional, sin embargo se comenzó a construir los pilotes que cerraban el acceso de la Poza (del Obispo) a la comunidad Jarrialito.”

Sostuvo que el 16 de mayo un niño murió debido a que la ambulancia no pudo entrar a la playa. Asimismo, ratificó que Chapel “utilizó la arena de las dunas para mezclar cemento y construir”; acto que Soto describió como “acumulación de arena” y aseguró que la arena del cemento no era tomada de las dunas.

Gracias al compromiso de los activistas del campamento, en la zona no se ha vuelto a construir; no obstante, la vigilancia no cesa al igual que las amenazas. Diariamente vehículos oficiales pasan por el área durante el día y durante la noche, y ni los activistas conocen lo que están buscando. En altas horas de la noche es normal que se asome uno que otro carro para ver si hay personas acampando. González manifestó que “por las noches el foco del restaurante (que pertenece a Chapel y que se encuentra en la carretera 665 en el sector Vigía) se enciende para mantener a las personas vigiladas”.

Por su parte, Ruiz Olmo confesó que, una vez denunció las 14 violaciones, Ana López, de la oficina del secretario del DRNA, Daniel Galán Kercadó, “me dijo que me quedará quieta”. Luego, por medio de la oficina de Soto, fue amenazada, junto con tenientes y otras personas que no avalaban las acciones que se estaban llevando a cabo en la Poza del Obispo. 

“La ley estaba tratando de ser violada por medio de amenazas…Yo sé que mi vida corre peligro, pero una persona que amenaza no tiene poder”, sostuvo.

Asimismo, notificó que bajo la Ley 7 fue destituida de su cargo, pues además de ser una profesional en del DRNA, es a su vez, una fiel activista ambiental. Reconoció que con el nombramiento de Galán Kercadó “el DRNA se va a desmantelar y habrá luz verde para hacer lo que se está haciendo en la Poza del Obispo”.

Según Ruiz Olmo, el actual secretario del DRNA, quien también es dueño de la consultora ambiental Golden Environmental, manifestó que una vez fue oficialmente nombrando “trasladó a los empleados de su empresa a Recursos Naturales.”

Recalcó la falta de derechos y leyes ambientales debido a que “hay ventas de permisos de $75 mil de depósito para comenzar los desarrollos”. Por ende, con Galán Kercadó las costas de Puerto Rico se ven en riesgo de pasar a manos privadas, por lo que “la comunidad tiene que darse a respetar y si esto sigue así nos matamos”, concluyó Ruiz Olmo.

 

¿Golden Environmental o DRNA? 

Daniel Galán Kercadó evade constantemente a los periodistas que desean conocer un poco más sobre su empresa privada Golden Environmental, la cual al parecer se ha convertido en el nuevo Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), agencia de gobierno de la cual es el actual secretario.

Según el informe del Departamento de Estado, la corporación, número 143110, fue registrada el 4 de abril de 2004 con un valor estimado de $14,600. Para el año 2005 su valor había incrementado sólo $4,000. Su propósito era “proveer servicios de consultoría ambiental y desarrollar proyectos de naturaleza ambiental” como siembras públicas y privadas, funciones parecidas a las que tienen el DRNA. Sin embargo, en un informe de la página cibernética sobre empresas www.manta.com los valores de la empresa y la actualidad de la misma son diferentes.

El Secretario del DRNA lo único que hizo fue una declaración breve y nebulosa sobre la empresa. Al preguntarle vía telefónica sobre los servicios de Golden Environmental, su respuesta fue que ésta “cerró hace un año y pico” e inmediatamente cortó la llamada.

Más interesante es el hecho de que hace exactamente este tiempo Galán Kercadó está al mando del DRNA, lo cual confirma las declaraciones de  Leylanie Ruiz Olmo, ex técnica de consulta y endosos, dentro del Área de Plan Integral del DRNA, quien aseguró que los empleados de Golden Environmental habían pasado a trabajar en el DRNA una vez Galán Kercadó fue nombrado.

Al analizar las fechas, en enero de 2009 ya el gobernador Luis Fortuño había sido electo y su amigo y compañero de  plataforma de gobierno ya había sido designado para dirigir el DRNA. El 5 de enero de 2009, en una comunicación  interna de la agencia (Número 2009-04), Galán Kercadó informó sobre los “nuevos nombramientos del DRNA”.

Entre estos nombramientos se encuentran cuatro que, para efectos de esta investigación, son relevantes. El primero es el del director regional de Arecibo del DRNA, Moisés Soto, quien se mostró impresionado y nervioso al preguntarle sobre Golden Environmental y lo único que contestó fue que “no conocía sobre la empresa”. No obstante, él ya había sido nombrado en Arecibo antes de que su jefe cancelara, el 7 de julio de 2009, el registro de su empresa privada.

La activista del campamento  Amigos y Vecinos a favor de la Poza del Obispo, Ismenia González, declaró que una vez se concede el contrato AP-08-09-(4)-182 a John Chapel, “FURA comenzó a brindar vigilancia al Faro por las noches… está entrado droga, se está haciendo narcotráfico por Arecibo”.  Agregó que para los meses de junio y julio de 2009 se veían “movimientos nebulosos de embarcaciones y aviones” por la costa de la Poza del Obispo en dicho municipio.

Chapel es el actual presidente de Lighthouse Adventures of P.R., Inc, lo que incluye un restaurante y el Faro de Arecibo, los cuales están en la carretera 665 del Sector Vigía. Chapel tiene un largo record criminal tanto federal como doméstico, en el que se destacan fraudes, lavados de dinero, deudas y narcotráfico. En el contrato mencionado se le concede el arrendamiento de 13 cuerdas de terreno aledañas a las propiedades que preside en la costa, donde se encuentra la playa la Poza del Obispo. Al cuestionar a Soto si consideraba que Chapel era la persona indicada para administrar dicha zona su respuesta fue “no sé decirte”.

¿Cómo va ser posible que el Gobierno desconozca sobre el récord criminal de una persona a la que se le dará un contrato gubernamental? El problema es que de alguna manera les conviene, pues a pesar de ello Chapel siempre ha salido airoso de sus crímenes.

En la Poza del Obispo comenzó a bloquear la entrada con la construcción de unos pilotes de cemento durante el 13, 14 y 15 de mayo de 2009. Si no hubiera sido por la comunidad, los deseos de desarrollar un hotel, un estacionamiento y un casino ya estarían en sus últimas facetas.

El segundo nombramiento es el del licenciado José M. Tous, ayudante especial del Secretario del DRNA. Su nombre aparece en los informes de registro de Golden Environmental como el licenciado notarial de la empresa.

Por otra parte, se cuestiona el nombramiento del director regional de Humacao, Humberto Rodríguez. Según se especula la costa de dicha región es una de las más utilizadas para narcotráfico.

El último puesto del que hablaremos es el de Galán Kercadó. Como se explicó anteriormente su empresa comenzó en el 2004 y para el 2009 ya había sido cancelada. Efectivamente, en junio su nombramiento en el DRNA se oficializó proveyendo así luz verde para “desaparecer” la empresa Golden Environmental de la realidad del pueblo puertorriqueño.

A pesar de ello son pocas las personas que conocen la situación y, aunque se ha denunciado en los medios, no ha sido información a la que se le brinde seguimiento. Tan callado está que hasta en el campamento de Amigos y Vecinos a favor de la Poza del Obispo se sorprendieron al enterarse de que el Secretario del DRNA tenía conflictos de intereses al entrar a dirigir el departamento.

De igual forma, es importante subrayar que en el informe de la página cibernética www.manta.com aparecen tres empleados activos en la empresa, la cual para el 4 de abril de 2010 aparecía como vigente, no cancelada.

La información que refleja el informe del Departamento de Estado notifica que para el 31 de diciembre de 2008, fecha del más recién informe anual de ganancias, pérdidas y gastos, la empresa cerró con un monto de $116,643. Esta cantidad contrasta significativamente con los $2 millones de ventas anuales que refleja el informe cibernético. Ninguna de las sumas totales en el Departamento de Estado se acerca, en lo más mínimo, a dicha cantidad.

“Galán Kercadó es amigo de Chapel”, aseguró Ruiz Olmo, quien agregó que fue amenazada el 29 de mayo de 2009 al realizar la primera fase de la investigación en la zona marítimo-terrestre de la Poza del Obispo, en Arecibo. Su cuñada, quien era empleada de Golden Environmental para esa fecha, también fue amenazada, pues explicó que “me tuvieron que hospitalizar” y así fue que supieron sobre la relación.

Los conflictos de intereses no sólo se manifiestan en las ambigüedades de los informes, sino que también en los movimientos privados, pues dentro de Golden Environmental el presidente y el tesorero era la misma persona, Galán Kercadó. Entonces hay que cuestionar las razones por las cuales aparece que eran únicamente tres empleados en un lugar, mientras que las declaraciones de Ruiz Olmo aseguran lo contrario. De ser así, dos de los tres puestos eran de una misma persona, lo que significa que las ganancias se dividían para una minoría. Estas actividades han pasado de una agencia privada a una pública.

La situación del DRNA es un ejemplo obvio de que las comentadas Alianzas Público Privadas ya comenzaron a desarrollarse en Puerto Rico, pero de forma muy diferente a la que se esperaba, pues, como ejemplifica este caso, no es una alianza, sino que es un traspaso de poder.

 

Un hombre tras la Poza 

         Los crímenes de cuello blanco como el narcotráfico, el lavado de dinero y los fraudes tienen un nombre en común: John Chapel.

El actual presidente de Lighthouse Adventures of P.R, Inc. es el arrendador de13 cuerdas de terreno en Arecibo, las cuales fueron cedidas bajo el contrato de la Autoridad de los Puertos AP-08-09-(4)-182, el cual, según la activista del campamento Amigos y Vecinos a favor de la Poza del Obispo, Ismenia González, “era un contrato provisional”.

Sin embargo, los días 13, 14 y 15 de mayo de 2009 se comenzó a bloquear la entrada hacia la playa por medio de la construcción de unos pilotes de cemento de 4 pies.

El campamento se estableció el pasado 27 de mayo de 2009, luego de que surfers locales alertaran a las comunidades de Jarrialito, el Vigía e Islote, en Arecibo, sobre las amenazas hechas por empleados de Chapel.

La ex técnica de consulta y endosos en el Área de Plan Integral del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Leylanie Ruiz Olmo, aseguró que “los terrenos de la Poza del Obispo no son parte del contrato activo de (John) Chapel”. No obstante, éste comenzó una construcción en los terrenos sin los debidos permisos del DRNA y de la Administración de Reglamentos y Permisos (ARPE).

La duda mayor en este caso es cómo una persona como Chapel puede tener en su poder un contrato gubernamental cuando su historial criminal es tan amplio. Para el año 2001 existía en el Sistema de Información de Justicia Criminal del estado de Nueva York un informe que avalaba su deshonesta práctica profesional.

Su verdadero nombre: Juan Álvaro Chapel Díaz. Sus crímenes: el 5 de septiembre de 1981 fue acusado de posesión ilegal de armas; el 4 de diciembre de 1992 fue acusado de evasión contributiva; el 29 de septiembre de 1994 fue acusado en Nueva York de conspiración de lavado de dinero, cuyo fallo se emitió el  10 de abril de 1998: culpable de fraude y sólo un año de probatoria.

Pero su récord no termina ahí. En Puerto Rico cuenta con un historial de innumerables deudas como la de Verizon, la cual para el 20 de mayo de 2009 totalizaba $45,997.31. Verizon demandó a Arecibo Lighthouse (número de cuenta 11977643), cuya presidencia le pertenece a Chapel bajo el Lighthouse Adventures of P.R, Inc.

El 25 de mayo de 1990 ya había ido a corte por deberle $14,878.34 a María F. Rodríguez Ema de Milán. De igual forma, para el 3 de agosto de 2004 la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Arecibo demandó a Chapel por una deuda de $12,750.45, mientras que para el 2002 había sido demandado en Utuado por incumplimiento de contrato.

El director regional del DRNA en Arecibo, Moisés Soto, sólo pudo contestar un simple “no sé decirte” a preguntas sobre la legitimidad de Chapel.

Éste señor ha sido bastante tajante con los activistas del campamento Amigos y Vecinos a favor de la Poza del Obispo, con el alegado respaldo del Municipio de Arecibo. Carros civiles con tablillas gubernamentales vigilan constantemente la zona en la que acampan los defensores de la playa. En horas de la noche un poste inmenso arropa la costa con su luz, dejando al más ciego con visibilidad de todo lo que acontezca.

El pasado 19 de marzo se llevó a cabo en la Casa Ulanga una vista pública dirigida a la municipalización del aeropuerto y el muelle  de Arecibo. Entre los deponentes se encontraba el alcalde Lemuel Soto, quien estuvo durante la celebración de la vista frente al edificio dentro de una guagua negra. Durante la vista, Chapel admitió su interés de “realizar un hotel” en los terrenos que arrenda. Se notaba nervioso, no se expresaba seguro y, en cada oportunidad, se daba su pompazo para controlar el asma.

El Presidente de Lighthouse Adventures of P.R, Inc. acusó a los activistas del campamento de robar los servicios de luz. También manifestó que el negocio que se encuentra sumido en las dunas de la playa la Poza del Obispo es un punto de encuentro “en donde se meten a fumar marihuana”. Sin embargo, los activistas del campamento indicaron que cuentan con su propia planta para generar energía y entre sus normas está el no permitir alcohol ni drogas en la zona.

Al parecer, el gobierno se ha puesto de acuerdo para desconocer las acciones de los servidores públicos y sus amigos. Soto no supo señalar en un mapa el deslinde de las cuerdas de terreno que arrenda Chapel. Los activistas del campamento han logrado restaurar las duchas públicas y pagan de su bolsillo el alquiler de dos baños públicos, uno para uso de los activistas o campantes y otro para los visitantes de la Poza del Obispo.

“Desde que se estableció el campamento en el restaurante y el Faro (ubicados en la carretera 665 del sector Vigía), éstos han presentando perdidas”, aseguró Chapel.

Sin embargo, sus planteamientos van en contra de la realidad que allí se vive a diario, pues González notificó que “desde que éste señor (John Chapel) está a cargo del Faro se cobra la entrada”. Los faros de Puerto Rico son patrimonio cultural que no deben fungir como un Disneylandia  municipal, objetivo que busca fomentar el turismo en el pueblo de Arecibo.

No sólo es un hotel lo que está en consideración, sino que también el parque de pelota que queda frente a la entrada de la playa se convertiría en un estacionamiento. Tanto los residentes como los turistas tendrían que pagar por utilizar los servicios de estas instalaciones.

No obstante, “se dejaría un área gratis”, manifestó Chapel. Nunca señaló ni mencionó cuál sería el área que delimitaría para el público sin cobrar. Un contrato gubPROTESTA PLAYA POZA 5ernamental de arrendador no significa que se es dueño de la propiedad o las tierras.

La batalla por toda la costa de Puerto Rico no va a concluir si personas como ésta y los actuales dirigentes de la Isla continúan con sus irresponsabilidades y mentiras. La Poza del Obispo en una bella costa que disfrutan muchas personas, a tal punto que “el mural está pintado por personas del campamento y turistas a los que le hablamos de la situación y nos brindaron su apoyo”, recordó la activista del campamento Amigos y Vecinos a favor de la Poza del Obispo.

“No nos oponemos al desarrollo, pero queremos ser parte del mismo”, agregó González, quien declaró que la comunidad es la mejor opción para encargarse de los terrenos en disputa.  

Luego de culminada la vista pública del 19 de marzo, la presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico y Planificación, Norma Burgos, junto a la representante Paula Rodríguez y Chapel,  realizaron una breve vista ocular de la zona. Para su sorpresa una multitud estaba disfrutando de un día familiar y amistoso de playa. Un grupo de jóvenes que escuchaba música en un gazebo, al reconocer el grupo de personas que por allí paseaba, levantaron su voz en alto y gritaron con fuerza y orgullo “la Poza (del Obispo) no se vende, ¡coño!”.