Por Wilmalee Rivera

Tutorías se prestan para fraude y monopolio

                 El Departamento de Educación (DE) corre el riesgo de no recibir fondos federales que actualmente son asignados para diversos programas educativos por participar juntamente con empresas privadas, maestros y padres, de un esquema de fraude.

                 Denise Mattei Louis, coordinadora de Servicios Educativos Suplementarios (SES) de la Oficina de Asuntos Federales (OAF) del DE, advirtió a través de un comunicado interno  que la OAF había recibido confidencias de desviaciones e irregularidades durante el reciente proceso de matrícula  de tutorías del programa de Título I.

                 De acuerdo con el comunicado de Mattei Louis, las principales denuncias realizadas a la OAF consisten en las contrataciones de maestros y compañías privadas de tutorías antes del proceso de matrícula, los incentivos y regalías entre padres, estudiantes y maestros, y el reclutamiento en horario lectivo tanto de maestros como de estudiantes.

                 De hecho, el Manual de Procedimiento para la Administración de los Servicios Educativos Suplementarios, establece que el proceso de matrícula, las tutorías, los adiestramientos a maestros y el trabajo administrativo y de coordinación deben ofrecerse fuera del horario lectivo escolar. 

                 “Aquí hubo maestros que visitaban a los padres a sus casas para convencerlos a que matriculasen sus hijos en el servicio de tutorías”, indicó María Rivera Torres, secretaria de la Escuela Superior Medardo Carazo. escuelas 1

                 Rivera Torres aseguró que un maestro que instruía química en dicha escuela fue expulsado hace dos años por haber participado del esquema de fraude de  tutorías que mencionó Mattei Louis en su comunicado.

                 Otro caso de fraude se dio en la Escuela Elemental El Conquistador, en donde una maestra obligó a una madre a que escogiera una compañía de tutorías en particular y la amenazó que de no hacerlo, su hijo pudiera perder el privilegio de recibir los servicios. Así lo relató Sonia Ríos Matos, madre de un estudiante de segundo grado de esta escuela.

                  “Sentí temor de que mi hijo no recibiera las tutorías y le hice caso a la maestra”, confesó Ríos Matos. 

                 Por otra parte, José Álvarez maestro de tercer grado de la Escuela Elemental Rafael Cordero, dijo: “los maestros se pelean por dar tutorías”, y aseguró que en una ocasión éste había solicitado un espacio para ofrecer tutorías en la escuela y si no se “pone las pilas” asignaban a otro maestro en su lugar. 

                 Un tutor  puede recibir hasta un máximo de $25 por hora, según establece el Manual  de los SES.  Cada tutor tiene aseguradas 45 horas por cada ciclo de tutorías, el cual es equivalente a seis semanas.  Sin embargo, se encontró que hay compañías que cobran más de lo que permite el Manual, como lo es el caso de la compañía América Aponte, que cobra hasta $30 por hora de servicio individual y $28 de servicio grupal. 

                 La compañía América Aponte, que ofrece servicios en Trujillo Alto y acoge aproximadamente 20 mil estudiantes, está en la lista de proveedores certificados de los SES.  Las irregularidades y discrepancias que existen entre el Manual, la lista de proveedores y la administración de los fondos de los SES, que está adscrito al Programa de Título I, es una de las razones por las cuales se arriesgan millones de dólares para la educación en Puerto Rico.

                 Los fondos que recibe el programa de Título I están sujetos a un acuerdo de cumplimiento firmado en octubre de 2004 por el DE y el Departamento de Educación Federal (USDE, por sus siglas en inglés), en el cual si el DE no cumple con los objetivos y metas pactadas, todos los programas educativos amparados bajo estos fondos desaparecerían completamente del sistema educativo del País, afectando así al sector más necesitado de la sociedad puertorriqueña, los estudiantes. 

                 Las tutorías son primordialmente para estudiantes de escuelas que se encuentren durante dos años o más bajo un plan de mejoramiento.  En Trujillo Alto, de las 21 escuelas que acoge el municipio, 14 de éstas se encuentran en plan de mejoramiento, lo que significa que han salido por debajo de los renglones que mide el aprovechamiento del estudiantado según las Pruebas Puertorriqueñas.

                 “Los estudiantes, como saben que las pruebas (puertorriqueñas) no son para nota, las hacen a lo loco, y por eso estamos como estamos”, explicó Rivera Torres.

                 La Escuela Superior Medardo Carazo se encuentra en su octavo año bajo un plan de mejoramiento debido a las bajas puntuaciones que adquieren constantemente los estudiantes en las Pruebas Puertorriqueñas.   Esta escuela será utilizada como “piloto” de un programa de privatización, según comentaron varios empleados.

                 “Este programa de privatización da paso a que escuelas como la Escuela Superior Medardo Carazo, que no han podido mostrar una mejoría, a que una empresa privada haga con las escuelas lo que quieran”, denunció Migda Rodríguez, trabajadora social y activista comunitaria. 

                 Como resultado del retraso en el calendario de los SES, las escuelas en Trujillo Alto  aún no han comenzado a ofrecer las tutorías. Como lo es el caso de la Escuela Elemental Rafael Cordero en Trujillo Alto que tiene sobre 100 estudiantes matriculados en espera para recibir las tutorías. 

                 Ivonne Hernández, oficial fiscal de facturación de los SES, desconoce si la demora ha sido a causa de las desertificaciones y terminaciones de contratos que ha realizado el DE a las compañías que ofrecen las tutorías y que han violado el Manual de Procedimientos establecidos por el DE para la administración de los SES.

                 Mientras la OAF continúa con las investigaciones sobre los esquemas de fraude con los SES, no sólo se continúa retrasando el calendario de tutorías, sino que peor aún, miles de niños puertorriqueños podrían quedarse sin el servicio de tutorías definitivamente, si el DE no corrige la situación durante el tiempo acordado con el USDE.

Denuncian ineficiencias en OMEP

         Los cables de electricidad cuelgan del techo, las puertas de acero están comidas por el moho y la poca iluminación que entra por las ventanas oxidadas no es suficiente para localizar los documentos en este cuarto de archivo, que no es más que una cueva oscura donde apenas se puede trabajar.

         Estas son las condiciones en las que trabaja Mildred Sosa Santos, secretaria administrativa de la Escuela Superior Medardo Carazo, quien aseguró haber reportado varias veces esta situación a la Oficina para el Mejoramiento de las Escuelas Públicas (OMEP), pero aún no ha sido corregido.

         “Trabajo sin luz en el cuarto de archivo porque no terminaron (OMEP) la instalación”, denunció Mildred Sosa Santos, secretaria de la escuela Superior Medardo Carazo.  “Dijeron que después vendrían a terminar el trabajo y todavía los estamos esperando”, concluyó.

         La misión de OMEP es, entre otras cosas, mantener un programa acelerado de reparación y embellecimiento de los planteles escolares.  Sin embargo, éste no es el caso para la Escuela Superior Medardo Carazo, la cual lleva dos años reportando un problema de electricidad.

         “Ahora mismo estamos tardándonos un poquito por la reducción del personal”, admitió Carlos Linares, director general de la OMEP, región de San Juan.  Linares aludió las tardanzas que enfrenta la OMEP, a los recientes despidos que se realizaron bajo la Ley 7, pues asegura que no hay suficiente personal disponible para atender el gran número de querellas que presenta la región de San Juan.

         Sin embargo, los despidos realizados recientemente bajo la Ley 7 no justifican la demora que ha presentado la reparación del alumbrado del cuarto de archivo de la escuela superior Medardo Carazo.

         “La región de San Juan tiene un alto volumen de llamadas.  Las reparaciones se pueden tardar dos o tres días.  Todo depende de la naturaleza del problema o si está o no disponible el material”, añadió Linares.        

         Mientras la OMEP esclarece a qué se debe la demora en las reparaciones, la escuela Medardo Carazo continúa con un cuarto de archivo en tinieblas.  Y por si fuera poco, la situación se empeora con los baños de la facultad puesto que es muy poca el agua que sale de los lavamanos. 

         “Del lavamanos sale un chorrito que apenas da para lavarse las manos”, comentó Sosa Santos.  “Este problema también fue reportado a la OMEP pero tampoco han dado la cara”, concluyó.

         “Esa escuela (Medardo Carazo) nosotros la impactamos en el verano”, dijo Linares.  “Le hemos hecho de todo.  Debe ser que la directora no ha reportado las averías”. 

         Linares asegura que el proceso de reportar querellas no se está realizando correctamente, es decir, si la escuela llama a la oficina incorrecta para reportar una avería, esta puede tardar en llegar a la OMEP región de San Juan y por consecuencia el servicio se ve afectado.

         “Hay una situación con relación a lo de las querellas y es que la gente llama a otras oficinas a reportar las averías cuando se supone que las reporten aquí”, aseguró Linares, quien además asegura que los despidos han afectado el desempeño de los plomeros y los electricistas.

         Sosa Santos indicó que ella ha sido quien en numerosas ocasiones ha reportado las diversas reparaciones que necesita la escuela, pero la OMEP no las ha atendido.  Además se mostró indignada ante la “falta de respeto” por parte de la OMEP en insinuar que el problema se debe a que ella no está reportando los problemas debidamente. 

         Desde su inicio, la OMEP no ha contado con un presupuesto recurrente para llevar a cabo de manera efectiva sus servicios en las escuelas públicas del País.  Su presupuesto ha estado sujeto a asignaciones especiales, resoluciones conjuntas y emisiones de bonos.  Lo que añade a que la Oficina opere con deficiencias económicas, limitando la prestación de los servicios.

         Bajo la responsabilidad de la OMEP está atender el mantenimiento de 1,210 escuelas y otras 50 que comparte con la Autoridad de Edificios Públicos.  Entre sus responsabilidades está la rehabilitación de la planta física que incluye la construcción de salones, rampas, reparaciones de electricidad y plomería, instalación de rejas, pintura y mantenimiento rutinario, por mencionar algunas.

         La escuela Medardo Carazo carece de pupitres nuevos, pues muchos de los que tiene están en pésimas condiciones, ya sea por las muchas generaciones que han pasado por ellos, o a causa del vandalismo que han sufrido.

         “Yo creo que el problema de vandalismo se debe en gran parte a la administración del director de la escuela”, aseguró Linares.

         Otro ejemplo de vandalismo sucedió en la escuela intermedia Eugenio María de Hostos donde los criminales arrancaron los cables del teléfono y rompieron las puertas de la biblioteca para robarse los plasmas. 

         “Tuvimos que poner rejas en la oficina y en la biblioteca luego del robo”, comentó Migda Rodríguez, trabajadora social de dicha escuela. 

         Rodríguez asegura que personas de “la mafia” han interceptado el único teléfono que tiene toda la escuela que se encuentra en la oficina de la directora, por lo que tiene que utilizar su teléfono móvil para llevar a cabo gestiones confidenciales por temor a que los delincuentes escuchen sus conversaciones.

         “Aquí maestros y estudiantes recurren a mi celular para hacer sus llamadas y yo no me niego porque muchas de las conversaciones son de contenido sensitivo y no queremos arriesgar a ninguna persona dentro del plantel”, confesó Rodríguez.

         Ante la alarmante situación de vandalismo en las escuelas públicas de Trujillo Alto, Linares responsabilizó a los ciudadanos y a la comunidad en donde se encuentre la escuela.

         “Nosotros como ciudadanos tenemos que aportar, no todo se lo podemos dejar al gobierno”, apuntó Linares quien además hizo un llamado a la gente para que “cuiden las escuelas”. 

         Los problemas que enfrenta la escuela pública Medardo Carazo sólo pueden ser atendidos por la OMEP puesto que es la oficina que está a cargo de responder por las necesidades que presentan las escuelas públicas del País. 

         Mientras la OMEP se escuda tras los despidos de la Ley 7, las fallas del proceso de querellas, y responsabiliza a las comunidades y sus residentes, la realidad es que aún hay una escuela que lleva dos años esperando a que sus llamados sean atendidos.

En caos los comedores escolares

         Al comedor de la escuela superior Medardo Carazo lo visitan más las sabandijas que los  estudiantes, pues por las pésimas condiciones en que se encuentra la infraestructura del comedor, hay moscas, abejas, alacranes, cucarachas y ratones que ponen en riesgo la salud del estudiantado.

         Las paredes del área donde están ubicadas las mesas y las sillas en las cuales se sientan a comer los estudiantes de esta escuela, tienen unos agujeros por donde a menudo entran alacranes y ratones.

         “El problema de los agujeros lo hemos reportado hace cinco años y todavía no los han venido a corregir”, denunció Judith Hernández, encargada del comedor escolar de la escuela superior Medardo Carazo.

         La Oficina para el Mejoramiento de las Escuelas Públicas (OMEP), que está adscrita al Departamento de Educación (DE), es la entidad que está supuesta a corregir el problema de infraestructura en las escuelas.  Sin embargo, la OMEP ha demostrado atender ineficientemente las órdenes de servicio.

  Comedores Escolares_Paco       También existe una disyuntiva puesto que el Programa de Comedores Escolares, también adscrito al DE, está a cargo de corregir todo lo referente al mantenimiento de los comedores escolares, sin embargo, visto desde el patio de la Escuela, correspondería a la OMEP tapar los agujeros. 

         Mientras la OMEP y el Programa de Comedores Escolares deciden a quién corresponde sellar los agujeros del comedor, los estudiantes de la escuela Medardo Carazo siguen comiendo entre sabandijas, expuestos a que un alacrán los muerda.

         “Este comedor lo cerró Sanidad  el año pasado porque se metían las sabandijas, y todavía seguimos teniendo el mismo problema”, comentó Hernández, quien además expresó que la “OMEP no hace nada” respecto a la situación de los agujeros en las paredes. 

         El Departamento de Salud (DS) es la agencia gubernamental a cargo de realizar inspecciones a cualquier establecimiento público y privado donde se trabaje directamente con el empaque, almacenamiento y preparación de alimentos de consumo humano. 

                 El problema de infestación no es el único problema que enfrentan las escuelas públicas de Trujillo Alto.   A principios de este semestre escolar, hubo varios problemas con el despacho de alimentos, lo que causó que los comedores de la Escuela Superior Medardo Carazo y la Escuela Intermedia Rafael Cordero, tuvieran que improvisar para poder servir almuerzo a los estudiantes.

                 “Posiblemente no estaba actualizada la matrícula de los comedores o la encargada del comedor no está bien adiestrada para el proceso de requisición”, aseguró Lourdes Velásquez, directora de nutrición de la Autoridad Escolar de Alimentos.

                 Sin embargo, Hernández asegura que ella está bien adiestrada y conoce perfectamente el proceso de requisición de alimentos por lo que expresó no estar de acuerdo con Velásquez y responsabilizó al área de despacho de alimentos por las consistentes demoras en la entrega de compra a los comedores escolares.

                 El problema que representa la entrega tardía de alimentos a los comedores escolares es que si la demanda es mayor que el inventario, las empleadas del comedor se ven obligadas a descuadrar la compra del próximo mes para completar con las necesidades del día.

                 La Autoridad Escolar de Alimentos tiene prohibido a las empleadas de los comedores escolares tomar compra de otros meses para suplementar la necesidad de alimentos que surja durante el día.  Igualmente prohíbe que las empleadas de los comedores sirvan mayor cantidad de comida a los estudiantes aunque éstos así lo pidan.

                 “Si tengo que usar compra del próximo mes lo voy a hacer porque no voy a dejar a los estudiantes sin comer.  Cuando damos pizza vienen más estudiantes de lo estimado y entonces nos quedamos cortas por lo que tenemos que cocinar más y coger de la compra del próximo mes”, reconoció Hernández.

                 Ana Luisa Colón, empleada del comedor escolar de la escuela Medardo Carazo, aseguró que “los estudiantes se quedan con hambre cuando se les sirve pizza, burritos y calzones”. 

                 Parrilla aseguró que  “la pizza que comen los estudiantes en la calle no es la que se les da en los comedores.  Nosotros le damos lo básico, lo que corresponde”.  La licenciada Parrilla admite que un pedazo de pizza no abastece al estudiante pero está justificado porque contiene todos los nutrientes de una comida completa puesto que está balanceado correctamente.

                 El DE recibe fondos federales como reembolso por aquellos estudiantes que hacen uso diariamente del comedor escolar.  Es decir, por cada bandeja que se sirve durante el desayuno, el DE recibe $1.80 y por el almuerzo recibe $2.80.        

                 La pizza en las bandejas de los estudiantes puede ser una estrategia del DE para lograr atraer de una manera atractiva al estudiante para que éste participe de la comida que se ofrece en el comedor escolar. 

                 De esta manera el DE continuaría recibiendo los fondos federales que actualmente recibe por cada bandeja de comida.  Sin embargo, esto implica a que los estudiantes continúen quedándose con hambre.

                 Evidentemente, los comedores escolares del País enfrentan situaciones que a puertas cerradas pueden pasar desapercibidas.  Tristemente, los estudiantes, además de quedarse con hambre, muchas veces están expuestos a niveles de salubridad inaceptables.

                 Las empleadas del comedor de la escuela superior Medardo Carazo, entre la escasez y los peligros que representa el problema de infestación, continúan sirviendo desayuno y almuerzo a los estudiantes con la esperanza de que algún día el DE resuelva la situación de los comedores escolares de Puerto Rico.

Diciembre 2009