Por Noelia Cintrón Musignac

Mientras que los más recientes resultados de las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico (PPAA) plasman la falta de dominio de los estudiantes en las principales materias, maestros del sistema público en Río Piedras opinan que la deficiencia académica reflejada en las pruebas se debe a la falta de interés por parte del estudiantado hacia estas pruebas.         

El 70 por ciento de los maestros de escuela elemental opinó que los resultados de las pruebas muestran deficiencias académicas de los estudiantes en inglés, matemáticas y español ya que los alumnos no demuestran interés alguno en las PPAA.         

Así lo reveló una encuesta realizada por la Universidad del Sagrado Corazón (USC) a 10 maestros de la escuela elemental Gaspar Vilá Mayáns en Río Piedras, con el objetivo de conocer la opinión del magisterio sobre la deficiencia académica de los estudiantes a base de estas pruebas.         

gráfica pruebas

Sin embargo, el 70 por ciento de los educadores encuestados indican que los resultados de las pruebas reflejan pocas veces el aprovechamiento académico de los estudiantes. Con todo eso, al preguntárseles sobre si existe una relación directa entre los resultados de las pruebas y el índice académico de los alumnos, el 80  por ciento de los maestros opinó que pocas veces o nunca existe una relación directa entre ambos.          

Por tal razón, la mayoría de los  maestros consideran que si las pruebas formaran parte de la nota académica de los estudiantes y se premiaran los que obtuvieran puntuaciones altas, estos tendrían más interés en demostrar sus verdaderos conocimientos en las PPAA.  Más de la mitad de los encuestados estuvo de acuerdo en que si se  incluye  la tecnología como herramienta educativa, la misma influenciaría el aprovechamiento académico de los alumnos.         

Aunque consideran que las PPAA no miden la eficiencia de los maestros en impartir el conocimiento, el 60 por ciento de los mismos dividió sus respuestas al opinar que el currículo académico se debe modificar, ya sea en su totalidad o parcialmente, a base de los resultados de las pruebas.          

Pese a que reconocen la falta de interés del estudiantado en las pruebas, el 60 por ciento de los maestros encuestados opinó que las mismas deben seguir ofreciéndose todos los años.  

Octubre 2007